martes, 28 de julio de 2009

Hacia los confines del oxígeno

Subir corriendo por anhelos,
trepar hasta las golondrinas,
hacia los confines del oxígeno
y los senderos que hacen tristes las ausencias.

Huir del frío de la tierra
a regiones entreabiertas
donde fragua la emoción como la espada.
Percibir silencios y sus olores,
donde nacen y se despliegan,
donde el aire se abre.

Subir de un pensamiento
donde nace la furia, la pura sangre,
donde aprietan los labios
hasta hacerse herida y sangrar besos.

Subir al vientre donde engendran estrofas,
donde nacen versos sin comas.
Subir, subir a tientas, a zarpazos.
Subir creciendo al cielo
que aguarda y nos precisa vivos,
que nos desea despiertos.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho Carlos.
    Me alegra haberte re-encontrado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar